Imprimir esta página

¿Qué significa "Matar el nervio del diente"?

La endodoncia es un tratamiento odontológico para frenar el avance de la caries dental. El Colegio de Dentistas de Alicante explica este procedimiento que, a menudo, suena demasiado grave para el paciente

La endodoncia es una disciplina de la Odontología que consiste en tratar el interior del diente. Efectivamente, cada pieza dental tiene por dentro unos espacios que recorren desde la corona o parte que sobresale de la encía hasta el final de la o las raíces, informa el Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Alicante (COEA).

En ese espacio interno reside el famoso "nervio" del diente, aunque ese apelativo no es del todo correcto. En el interior del diente, en el espacio pulpar, reside la pulpa dental.

 

La pulpa dental: "autoprotección" para nuestros dientes

La pulpa dental es un entramado de fibras nerviosas y capilares sanguíneos que mantiene nutridas unas células que residen en los huecos de la dentina.

Como cualquier célula, los odontoblastos requieren que les llegue sangre, y esta nutrición se realiza a través de la pulpa dental. Además, los odontoblastos informan al cerebro de si algo está muy frío o muy caliente. Esta información se realiza a través de las fibras nerviosas de la pulpa dental.

Es un método de protección al fin y al cabo que tienen los dientes para que podamos "medir" la temperatura de los alimentos o bebidas que ingerimos.

Caries Dental: ¿Cuándo un empaste y cuándo una endodoncia?

La caries dental es una lesión del tejido dentario duro. Una sucesión de bacterias, que se adhieren, en primer lugar, y penetran, en segundo término, son la causa de la misma.

Las bacterias que se adhieren son la clave de la formación de las caries y la mayor parte de los métodos preventivos que existen van enfocados a combatir estas bacterias.

El principal método para luchar contra la caries, y el más efectivo también, es el cepillado dental, mediante el cual barremos esas bacterias para "despegarlas" de la superficie del diente.

Cuando, por diversos motivos, empiezan a adherirse otras bacterias, la lesión puede empezar a penetrar en el diente. Este nuevo grupo de bacterias tienen la capacidad de metabolizar los azúcares de la dieta creando ácidos que son los que desintegran o desmineralizan la estructura dura del diente.

Es entonces cuando la lesión carnosa empieza a ser penetrante, es decir que empieza a crear un hueco dentro del diente.

Lo ideal es detectar a tiempo la caries y realizar una obturación o un "empaste" de esa cavidad carnosa formada.

Pero en ocasiones, las bacterias han penetrado lo suficiente como para empezar a llegar al centro del diente. Es entonces cuando la pulpa dental o "el nervio" empiezan a verse afectados.

En ese momento es cuando el procedimiento terapéutico denominado endodoncia empieza a aparecer como necesario.

La endodoncia no "mata" el nervio, lo desinfecta y lo sella

Este procedimiento consiste en eliminar la pulpa dental, desde la parte coronal hasta el interior y final de las raíces. El objetivo principal no es eliminar la pulpa dental o "matar el nervio".

Una de las claves de éxito en estos tratamientos reside en la desinfección del espacio interno del diente. Desinfectar el interior del diente para que no queden bacterias que puedan colonizar ese espacio, donde al no haber sangre, ya no estarán nuestras defensas para combatirlas.

Además de desinfectar el diente por dentro, otra de las claves para que el tratamiento funcione en el tiempo es el sellado que se hace tanto del espacio interno del diente, como del espacio superior por donde se ha accedido a él.

Será por lo tanto tan importante el sellado interno de las raíces como el sellado más externo u obturación ("empaste").

El objetivo de la Endodoncia por lo tanto es la desinfección y sellado posterior del espacio interno del diente. Se pretende dejar un diente sin bacterias en su interior y dificultar al máximo la penetración de nuevas bacterias externas.

Evitar el debilitamiento con una corona o "funda".

Por último, pero no por ello menos importante, cabe mencionar el aspecto mecánico que afecta a todos los dientes. Los dientes los usamos para masticar y reciben por lo tanto fuerzas, en muchas ocasiones, considerables.

Los dientes que han recibido un tratamiento de endodoncia, son dientes que estructuralmente han sido debilitados. Ya sea por la caries profunda que han sufrido como por el acceso que hemos tenido que hacer para tratarlo.

Este debilitamiento estructural hay que compensarlo para evitar que el diente se fracture con el uso masticatorio normal que tiene en la boca. Para ello, estos dientes se refuerzan con una corona o "funda" o con una incrustación.

Los materiales que se usen no son tan importantes siempre y cuando se recubra correctamente toda la estructura debilitada.

Por lo tanto para resumir, el Colegio de Dentistas de Alicante destaca que el tratamiento de Endodoncia tiene dos objetivos principales, desinfección y sellado del interior del diente, y que sin una buena protección posterior, el diente endodonciado también podría sucumbir al fracaso.

Visto 41 veces